martes, 18 de octubre de 2011

El dilema Howson

En la temporada en la que Jonny Howson debería explotar de verdad solo nos encontramos con dudas, tanto en lo deportivo como en lo extradeportivo.


Comenzó a darse a conocer con un agónico doblete una tarde de mayo en Carlisle que llevaría al Leeds a la final de los play-off de League One en Wembley. Aquella tarde en Wembley fue su primer gran fracaso como futbolista, siendo considerado uno de los grandes culpables de la derrota ante el Doncaster. Gary McAllister le había dado la capitanía del equipo con solo 19 años, convirtiéndose en el capitán más joven que tenía el Leeds United desde Billy Bremner en los años 60.

Tras una temporada de dudas con la irrupción de Fabian Delph, un pase en Old Trafford le dió a conocer al mundo y comenzó a creerse que debía ser el jugador carismático del equipo y el que debía aportar calidad y llegada desde el centro del campo. Aún así, seguía siendo intermitente, ya que su físico no le daba para abarcar todo lo que debería jugando como interior, un problema que se veía acentuado cuando estaba acompañado por otro jugador con poco fondo físico como era Kilkenny. La delantera Becchio-Beckford era inamovible por motivos obvios por lo que no quedaban más opciones en cuanto a un cambio de sistema o posición para el canterano del Leeds. A pesar de ello, de nuevo su intervención fue determinante en un partido clave, esta vez ante el Bristol Rovers, en la última jornada de liga, en la que el Leeds volvía al Championship.

Precisamente, la temporada pasada, la salida de Beckford provocó que Howson tuviese un papel mucho más determimante en el equipo, junto a Snodgrass y Becchio y la irrupción definitiva de Max Gradel. Después de varios cambios de sistema y jugadores Simon Grayson empezó a darle más libertad a Howson, bien jugando como segundo delantero por detrás de Luciano Becchio (o bien jugando en un 4-3-3 como interior) donde tenía tareas defensivas diferentes, ayudando al inicio de la presión y teniendo mucha más presencia en la fase final del ataque del equipo, lo que consiguió elevar el rendimiento del jugador, traducido en goles y asistencias. No hubo ascenso pero el rendimiento del equipo y en particular el suyo fue realmente bueno y sorprendente en el retorno a la segunda categoría del fútbol inglés.



Se esperaba un buen verano en Leeds, con un equipo al que le hacía falta apuntalar la defensa y algún detalle en la parte ofensiva del equipo, pero no fue así. Bajas como la de Johnson y Gradel cortaron las alas del equipo en la parte ofensiva. Los nuevos fichajes apenas mejoraban lo que había. El inicio de temporada trajo muchas dudas para el equipo y uno de los más señalados era Howson. El equipo, ante la baja de última hora de Gradel y la lesión de Becchio, más la falta de gol, volvía al 4-4-2 con Keogh y McCormack arriba lo cual provocaba que de nuevo Howson se diluyese como en tiempos anteriores. Ese es el debate en torno a su figura ahora mismo. Nadie duda de él en Leeds achacando a su condición de capitán y a que es uno de los tres mejores jugadores del equipo, pero su rendimiento no está siendo el esperado esta temporada, en la que debía dar un paso adelante más. Uno de los problemas es que no hay muchas soluciones, se puede cambiar de sistema, pero falta un jugador más importante en el centro del campo para acompañar a Clayton y al propio Howson en un 4-3-3 o bien para jugar como mediapunta en un 4-2-3-1. Probablemente cuando Becchio vuelva a recuperar la forma Grayson podría volver a apostar por jugar con un solo delantero, con lo que se podría volver el Howson del año pasado. Mi apuesta sería esa. Un jugador llamado a ser uno de los más importantes del Championship y en un futuro un buen jugador de Premier.

Además de lo deportivo, en los últimos días se está hablando mucho de su renovación. Por ahora no hay acuerdo y el jugador termina contrato esta temporada. El jugador quiere jugar en la Premier y su primera opción es el Leeds, pero el dilema empieza cuando no tiene la certeza de que el equipo de Elland Road pueda ascender o no esta temporada. Por parte del club se ve otro posible caso Johnson o Beckford, jugadores que terminaron contrato y que no dejaron ninguna libra en las maltrechas arcas del club. Un caso que sería aún más sangrante por su condición de ser un jugador formado en el club y que actualmente es el capitán y su jugador clave. En las últimas semanas el Leeds y el propio Howson poco a poco van retomando su nivel, aunque se avecina un futuro incierto para ambos. Mientras tanto la afición de Elland Road lo tiene claro "There´s only one Jonny Howson".

6 comentarios:

  1. Hola Diego! Gran artículo! me pregunto si te gustaría ponerlo en Spanish Leeds, y si es con la version en Ingles, mejor aún! no hace falta que sea ya mismo, si te parece una buena idea, cuando tengas tiempo lo haces.
    Saludos MOT!

    ResponderEliminar
  2. En español si, no hay problema. Luego por la noche lo pongo. En inglés cuando tenga tiempo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ok yo planeo hoy o mañana temprano ( 9 o 10 hora de argentina) subir la cronica vs Coventry, para que no se superpongan. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Mola leerte de nuevo en NF. Lo vas a retomar?
    Al Howson este no le tenía muy localizado, estos años me he fijado en otros jugadores la verdad.

    Mi fetiche desde que estaba en Cardiff es McCormack. Ese es el bueno!

    ResponderEliminar
  5. @Sergio

    Thanks. Espero ir escribiendo algo cuando vaya teniendo tiempo. Para mí los 3 claves digamos que se han mantenido durante los últimos años son: Howson, Snodgrass y Becchio, el otro debería ser Kisnorbo pero con las lesiones parece que no vuelve a ser lo mismo. McCormack el año pasado estuvo flojo, solo tuvo algunos partidos buenos al final de temporada pero este año ha empezado muy bien.

    ResponderEliminar
  6. Saludos desde Uruguay, buen blog, visita mi colecció http://bertuccicoleccion.blogspot.com/

    ResponderEliminar