martes, 25 de mayo de 2010

Análisis de la final de Champions

Llegó el gran día del fútbol europeo. La final de la Champions llegaba con dos equipos que no entraban en demasiadas quinielas a principios de temporada. Visto el recorrido de ambos equipos a la final el Inter partía con cierto favoritismo, además de tener una necesidad histórica que suele ser positiva en este tipo de finales.

El partido se desarrolló como podríamos haber imagino. El Bayern con más posesión de balón y el Inter acortando en defensa los espacios para sus rivales. Ante la pregunta que le hizo un periodista a Van Gaal sobre si el Bayern había jugado igual los 90 minutos la respuesta es que si no jugó igual, si lo hizo prácticamente igual. No aportó variantes distintas en ningún momento.

En los primeros minutos fue el Inter el que trataba de presionar más arriba e intentar atacar a los alemanes, pero rápidamente volverían a replegarse atrás y buscar balones directos a Diego Milito. Las ayudas defensivas del Inter en la final (como ya hiciera en el Camp Nou por ejemplo) son un ejemplo de como defender bien (que no es lo mismo que acumular jugadores). Cada jugador (excepto Diego Milito que se preocupa de forma un poco más exclusiva de atacar) de saber a quienes tenían que marcar y a qué compañeros tenían que ayudar. Repasando el partido destaca una de las marcas por encima de las demás: la de Javier Zanetti sobre Schweinsteiger. En todo momento el argentino estaba pendiente del centrocampista alemán en cuanto este tocaba el balón. Mourinho sabía que era la forma de cortocircuitar el centro del campo alemán. En cambio, Van Bommel probablemente fue el jugador al que el Inter dejaba jugar más con el balón ya que los balones que tenía los jugó la mayoría en horizontal (ya fuese a Lahm o Schweinsteiger principalmente).

La otra gran marca era sobre Robben, principalmente focalizada en Chivu, al que siempre ayudaba mínimo un jugador más. El que más: Cambiasso (además de Pandev, Samuel y el propio Sneijder). Precisamente el holandés fue de lo poco positivo en el Bayern, su calidad y rapidez (superior a la de Chivu) eran el gran arma de los alemanes, aún así el sistema de ayudas del Inter minimizó un poco sus posibilidades. El otro destacado en el Bayern, otra vez, Altintop, fue el único que entendía que para intentar sorprender el Inter las opciones pasaban por tener una mayor movilidad e intentar no ayudar a fijar tanto las marcas (algo que por desgracia para el Bayern si hicieron Muller y Olic). Cuando el Bayern atacaba uno de sus grandes fallos fue que Muller se metiese prácticamente como otro delantero junto a Olic lo que facilitó durante todo el partido el marcaje de Lucio y Samuel. Un ejemplo de que lo debería haber hecho el Bayern es la primera jugada del segundo tiempo: Olic baja unos metros a pedir el balón y Altintop y Muller suben hacia arriba aprovechando que los centrales del Inter se ven obligados a salir a por el croata. Resultado: la mejor ocasión del Bayern en toda la final. Faltó poco para que Muller hubiese puesto el empate en el marcador. Para mi el principal problema del Bayern en la final en ataque fue que jugó muy estático, teniendo como mayor solución siempre la jugada individual de Robben. La mayoría de sus ocasiones (salvo la comentada) fueron tiros desde fuera del área o alguna jugada a balón parado. Poco más.

Por otro lado, el ataque del Inter se resume en una serie de movimientos que ya habíamos visto en algunos de sus partidos en esta Champions. El principal: los balones directos a Milito. El típico movimiento de Milito siempre era el desmarque hacia la banda izquierda aprovechando los espacios que podía dejar Lahm y así consiguió más de una vez sacar de su posición a Van Buyten, lo cual siempre tenía una consecuencia: espacios para Sneijder (y también para Pandev, como ocurrió en la primera ocasión del Inter en el segundo tiempo). En la derecha Eto´o se abría siempre también a banda derecha (bien para abrir más el campo, o en ataque estático para apoyar en las subidas a Maicon). En el primer tiempo también pudimos ver otro típico movimiento de ataque del Inter. Ejemplo: Milito coge el balón en la banda izquierda y Pandev y Eto´o van al remate (atrayendo a los defensas) mientras Sneijder busca la espalda de esos jugadores en el segundo palo, por ejemplo como ocurrió cuando el holandés no llegó a golpear bien el balón (minuto 32 del primer tiempo).

En cuanto a la defensa del Bayern su gran problema fue la dificultad de sus centrales para marcar a jugadores más rápidos y como el Inter aprovechaba la espalda de sus laterales (sobre todo, la de Lahm). El otro gran problema fue el no intentar ni siquiera tirar el fuero de juego. Un dato curioso del partido es que no hubo ningún fuera de juego. Para el Bayern malo, teniendo defensas más lentos que los atacantes interistas es algo más negativo que otra cosa. Para el Inter una forma de protegerse, sobre todo ante Robben. En el segundo tiempo, al verse abajo el Bayern intentaba anticiparse, lo que facilitó aun más las contras del equipo italiano, sobre todo cuando lo hacían sus centrales (lentos en sus salidas y que incluso perdieron más de un balón por alto ante jugadores de menor estatura).

Minuto 62 y Van Gaal decide dar entrada a Klose por Altintop, lo cual no cambió casi nada. Klose ocupando la posición de Muller hasta ese momento (como ya he dicho demasiado arriba y estático) y el propio Muller pasaba a ocupar el puesto de Altintop en banda izquierda. En el Inter ocurrió algo parecido con el cambio de Stankovic por Chivu, el primero pasó al puesto de Zanetti y el argentino al del rumano, con las mismas consignas que habían tenido sus compañeros hasta ese momento.

Un par de cosas más. El rol de Sneijder en defensa otra vez tan determinante como en ataque, siendo el primero en iniciar la presión y las ayudas (4-4-1-1). Y sobre la posición de Eto´o, se habla mucho de que jugó como lateral derecho. El camerunés ayudaba un poco con Altintop cuando la situación lo requería, y principalmente defendía de verdad cuando subía Badstuber (algo que no ocurrió demasiadas veces), incluso después del primer gol de Milito el que ocupa la posición de delantero centro es él pasando el argentino a ocupar la banda derecha.




(Para ampliar imágenes pinchar en las dos alineaciones gráficas)

Una final muy táctica en la que Van Gaal aportó pocas soluciones para atacar a la defensa del Inter, y donde el equipo italiano volvió a realizar algo parecido a "el piano" (versión defensiva). A la media hora los porcentajes del Bayern de posesión ya eran los mismos que al final del partido (68%-32&), sin embargo el equipo que más corrió en total fue el alemán (algo más de 2000 km. según las estadísticas de la UEFA), algo que se resume comparando la final con un partido de balonmano (la defensa estática del Inter contra el movimiento horizontal de balón del Bayern y entradas de uno contra uno que se estrellaban siempre ante su defensor y su ayuda, con lo que los atacantes corren más que los defensores).

En realidad la final se desarrolló de forma parecida desde el primer minuto hasta el último. Se repetían movimientos una otra y vez, así que probablemente me tenga que ir a Munich con Van Gaal (estaría encantado y aprendería bastante, dicho sea de paso). Gran final en el sentido táctico, aunque en el sentido del espectáculo para el espectador puede que no lo fuese tanto.



Lectura recomendada:
Zonal Marking
Audio recomendado:
Axel Torres (gracias a Sergio Santomé)

Los que entráis por aquí sabéis que no es habitual que haga un artículo de este tipo, pero puede que a partir de ahora de vez en cuando haga algunos cuando vaya teniendo bastante tiempo.

viernes, 14 de mayo de 2010

Diez finales históricas de la FA Cup


Estas son probablemente las diez finales más históricas de la FA Cup. Diez momentos míticos que nos ha dejado la final de copa más antigua.

1927: Cardiff 1-0 Arsenal

El Cardiff fue el primer equipo no inglés en ganar la FA Cup. La final fue recordada por el absurdo gol en propia puerta de Dan Lewis, portero del Arsenal. Uno de los fallos más grandes que se han visto en las finales de la copa inglesa. Además, fue la primera final de la FA Cup televisada.




1931: West Brom 2-1 Birmingham

El West Brom estaba en la Second Division y fue el primer equipo que no formase parte del Top del fútbol inglés en ganar la copa inglesa. A esto había que añadirle la rivalidad existente entre ambos equipos debido a su cercanía. Fue la primera gran sorpresa de la historia de las finales de la competición. Gracias a este triunfo el West Brom conseguiría un curioso doblete: ganar la FA Cup y ascender a la First Division.


1939: Portsmouth 4-1 Wolverhampton

En un momento en el que el Wolverhampton vivía su gran época y era uno de los mejores equipos del continente, un Pompey que luchaba por no descender dio la sorpresa goleando en Wembley a los Wolves. Fue la última final de la FA Cup hasta que se acabase la 2ª Guerra Mundial, por lo que el trofeo no se jugó durante los siguientes siete años. Una final siempre recordada en el sur de Inglaterra como se puede ver en el museo de la ciudad.



1973: Sunderland 1-0 Leeds

Una de las sorpresas más grandes de las finales. El poderoso Leeds de Don Revie se enfrentaba al Sunderland de la Second Division, pero los blacks cats consiguieron imponerse. 42 años después de la hazaña del West Brom, un Second Divison volvía a hacerse con el título. Imperdible el reportaje sobre esta final en Fiebre Maldini. Puro fútbol inglés y pura FA Cup.


1976: Southampton 1-0 Manchester United

Otro equipo de la Second Division, el Southampton FC se imponía a los red devils. Desde aquel día Bobby Stokes pasó a ser una leyenda saint, como contaba Sergio en su blog sobre el Southampton. En su gran artículo se cuenta con más detalles la gran historia de este jugador.


1978: Ipswich 1-0 Arsenal

Fue el primer trofeo que se llevaron a sus vitrinas los famosos Tractor Boys del gran Bobby Robson. El Ipswich por aquel entonces era considerado como un equipo de "underdogs". Roger Osbourne marcó el gol de la victoria y fue sustituido justo en ese momento, mezclando la alegría de los saltos por marcar el gol definitivo con la frustración del cambio. Sería el único título copero del Ipswich y el inicio de una gran etapa que se culminaría también más tarde en Europa.



1980: West Ham 1-0 Arsenal

Contra todo pronóstico los hammers se imponían a los gunners. Fue el último gran momento de equipos que no estaban en la cima del fútbol inglés ganando una FA Cup, el último equipo que ganó el preciado trofeo inglés estando en la Second Division. En esta final jugó el jugador más joven que lo haya hecho nunca, Paul Allen, con 17 años y 256 días. Trevor Brooking daba la tercera y última FA Cup hammer hasta el momento.




1987: Coventry 3-2 Tottenham

Un gol en propia puerta del genial Gary Mabbut en propia puerta en la prórroga provocó la victoria al sorprendente Coventry ante el gran Tottenham de la época. Era la primera vez que el Coventry aparecía en una final, que pasó también a la historia porque no hubo ninguna amonestación. La sanción a los clubes ingleses en Europa significó que el Coventry se viese privado de jugar competición europea. Sería el único gran título de los sky blues.


1988: Wimbledon 1-0 Liverpool

La Crazy Gang y el Wimbledon FC tuvieron su gran momento de gloria ante el Liverpool. Se enfretaban dos estilos totalmente opuestos, el glamuroso Liverpool contra el duro Wimbledon que era fiel a su estilo defensivo, aguerrido y agresivo que caracterizaba a la mayoría de sus jugadores. Lawrie Sánchez a centro de Dennis Wise en una falta consumaba el mejor momento de la historia de los Dons. De aquel equipo solo Laurie Cunningham había conseguido algún título importante hasta aquel día. Como el Coventry, el Wimbledon tampoco pudo disputar la Recopa.



1995: Everton 1-0 Manchester United

Paul Rideout puso su nombre en la historia toffee ganando al gran Manchester United que venía de ganar el doblete. El portero galés Neville Southall se convertiría en el protagonista del partido parando de todas las formas posibles los ataques de los de Manchester. Para Paul Ince y Mark Hughes sería su último partido como red devil. El último gran triunfo del Everton. Además, Joe Royle fue el penúltimo técnico inglés en ganar la FA Cup (solo lo ha conseguido después Harry Redknapp con el Portsmouth)

Desde 1995 solo cinco equipos han ganado la FA Cup: Manchester United, Chelsea, Arsenal, Liverpool y Portsmouth. Mañana la copa volverá a uno de esos equipos: Chelsea o Portsmouth. Si la gana el Pompey será digno de entrar en el Top Ten de las finales de la competición más antigua del mundo.

martes, 11 de mayo de 2010

El trágico ascenso del Bradford City

Hoy se cumplen 25 años de la tragedia de Bradford. Ocurrió el 11 de mayo de 1985. Un incendio en una de las gradas del Valley Parade, estadio del Bradford City fue el causante de una de las mayores tragedias del fútbol inglés.

Aquel día todo estaba preparado para que fuese una fiesta en Bradford. Se suponía que iban a celebrar su ascenso conseguido la semana anterior a la Second Division en el partido que les enfrentaba al Lincoln City. El capitán del Bradford, Peter Jackson, se presentaba con el trofeo de campeón ante sus aficionados, el primero que veian desde hacía 56 años.


El partido se estaba desarrollando de forma normal. Iban 40 minutos del primer tiempo y el resultado era de empate a cero. Entonces se vislumbró el primer resplandor de fuego, parece ser que provocado por un cigarro que tiró un espectador entre la basura acumulada en la parte trasera de una de las gradas. Los espectadores cada vez sentían más calor, algunos intentaron buscar un extintor, pero no había ninguno en la grada. La policía avisaba por radio a los bomberos e intentaban evacuar a la mayor gente posible. El techo y la madera de las gradas empezaba a arder. Lo que parecía un simple fuego terminó convirtiéndose en un gran incendio con un humo afixiante como dijo el árbitro de aquel partido. No había extintores por miedo a los aficionados violentos de la época, algo común en los 80´s en Inglaterra. Las puertas también estaban cerradas, tardaron bastante en conseguir abrir una de ellas. Jugadores, entrenadores, policía, vecinos...todos intentaron que la tragedia fuese menor, pero no pudo ser.


Cincuenta y seis personas murieron aquel fatídico 11 de mayo, cincuenta y cuatro eran seguidores del Bradford City y dos del Lincoln City. La mitad fueron menores de veinte años o mayores de setenta. Además de las víctimas, otras más de doscientas cuenta y seis personas resultaron heridas, aunque tuvieron una mejor suerte final. Después de la tragedia se comenzó a trabajar en una nueva legislación para mejorar la seguridad en los estadios del Reino Unido, entre otras cosas, se prohibió la construcción de gradas hechas con madera. Como homenaje a las víctimas, en julio de ese mismo año se jugó un partido que recreó la final del Mundial del 66 en Ellan Road. También se formó una superbanda (con gente de The Who, la Girlschool o Motorhead entre otros), The Crowd, que hizo una versión del "You´ll never walk alone" que sirvió para sacar algunos beneficios económicos para los afectados por el desastre. Durante un año y medio se estuvo reconstruyendo el estadio, durante ese tiempo el Bradford jugaría en Leeds y Huddersfield la mayoría de sus partidos.

Hoy como cada 11 de mayo a las 11:00 de la mañana hora inglesa se guarda un minuto de silencio en The Valley Parade. Probablemente, la celebración de un ascenso más trágica de la historia.



YOU´LL NEVER WALK ALONE

lunes, 10 de mayo de 2010

Ellan Road vuelve a estar de fiesta

Artículo publicado también en el otro blog que tengo "Spanish Leeds", creo que merece la pena ponerlo en este blog porque habrá gente que no conozca el otro y la ocasión creo que lo merece. Os dejo el artículo un poco modificado respecto al original sobre el regreso del Leeds a Championship.


Nadie habría esperado una tarde de tantos nervios en Ellan Road el pasado sábado. Grayson apostaba sorprendentemente por Beckford como titular, y además dándole el honor de ser capitán. Snodgrass era suplente con algunos problemas físicos. En primer lugar, llegaban los goles desde otros campos nada más comenzar. El Leeds se mostraba nervioso aunque tenía el control del partido y las ocasiones llegaban desde la banda derecha gracias a Max Gradel, pero sería este mismo el que complicaría el partido con una autoexpulsión estúpida en un partido tan importante. Con parte del primer tiempo y todo el segundo por delante jugar con uno menos era una losa demasiado grande.

Comenzaba el segundo tiempo, y lo hacía de la peor forma posible, nada más comenzar los piratas de Bristol se adelantaban en un fallo defensivo del Leeds. Tocaba recurrir a la épica y al empuje de la afición, casi 40.000 personas en Ellan Road que abarrotaban el estadio de Leeds. Grayson recurría a un cambio ofensivo, quitaba a un defensa Lowry y sacaba al creativo Johnny Howson.


Y él sería el que cambiaría el partido. En el minuto 59 después de que Luciano Becchio aguantase de gran forma el balón, se lo cedió al joven de Leeds para marcase un gran gol desde fuera del área. El Leeds volvía a creer. En ese momento era segundo de nuevo, pero justo un minuto después marcaba el Millwall y volvía a ser tercero. El Leeds necesitaba otro gol, y se hizo esperar muy poco. En el 63 sería Beckford el que pusiese el definitivo 2-1, un gol de delantero, estando en el sitio adecuado y en el momento adecuado, después de un fallo en el saque del portero visitante. A partir de este momento, y con 25 minutos por delante el Leeds aguantó el resultado, la mayor parte del tiempo con dominio del Bristol Rovers, aunque la gran ocasión fue también white con un disparo al palo.

En el descuento el árbitro pitó una falta con la que más de uno creyó que era el final y saltó al terreno de juego. El balón volvió a ponerse en juego y por fin llegó el final. La locura se apoderó de Ellan Road y miles de aficionados saltaron al terreno de juego. Las imágenes de Beckford, Snodgrass, y sobre todo Johnny Howson, Johnson y Hughes rodeados por la multitud eran increibles. Al fin se consumaba el ansiado ascenso.


Además se dieron los premios del año del club. El mejor jugador fue para Patrick Kisnorbo (detrás suya quedaron Snodgrass, Luciano Becchio, Beckford y Gradel por este orden). El mejor gol del año fue el de Jermaine Beckford en Old Trafford en la FA Cup, y el mejor jugador joven, el joven zurdo Aidam White.

Terminado este gran año con el ascenso (más sufrido de lo esperado) y la histórica victoria en Old Trafford en la FA Cup, ahora se empezará a preparar la próxima temporada. Ya se ha confirmado un amistoso de pretemporada ante el Wolverhampton. En cuanto a fichajes pronto empezarán a aparecer nombres, también en cuanto a las bajas. Y por supuesto, el tema Beckford, un culebrón que empezó el verano pasado con el interés del Newcastle, y que se agigantó tras sus actuaciones en Old Trafford y White Hart Lane. Todos los rumores apuntan a que se irá a Goodison Park, pero Grayson ya ha dicho que el Leeds hará un último esfuerzo por intentar retenerlo, a pesar de que termina contrato. Ya solo toca esperar y ver como se desarrolla el proyecto el próximo año en Championship.



MARCHING ON TOGETHER!!

sábado, 8 de mayo de 2010

Historic Sparks: Lo más divertido de la Premier 2009-10


Hoy en la sección "Historic Sparks" el turno es para un video dedicado a los momentos más divertidos y curiosos de la Premier League durante la temporada 2009-10. Para ello, como no, nos quedamos con la recopilación de la sección "2 Good 2 Bad" del Match of the day 2 de los domingos que emite la BBC. Todos los domingos en el clásico programa del fútbol inglés en su versión de domingo al final d este se muestran las imágenes más curiosas de las jornadas. Algo parecido a lo que se hacía antiguamente en "El día después" con "Lo que el ojo no ve". Os dejo lo mejor de esta temporada en la máxima categoría del fútbol inglés.

video

miércoles, 5 de mayo de 2010

Lo que no me gusta del fútbol inglés

El decálogo de lo que no me gusta del fútbol inglés:


1- Las clasificaciones "virtuales" durante todo el año. A falta de 3 jornadas puedes ver equipos con 35 partidos jugados, otros con 36 y otros con 34, y la misma situación a lo largo del año. Es difícil ver una clasificación "real".

2- Las camisetas sin número y nombre cuando un jugador tiene que quitarse la camiseta porque se ha roto la primera con la que empezó, etc.

3- Los permisos o no permisos para fichar o ceder jugadores según qué condiciones y para quién. Ejemplos: cesión de Martin Fulop.

4- Las larguísimas temporadas de divisiones inferiores. Ejemplos: The Championship o League One con 24 equipos, que son 46 partidos, a los que añadir los partidos de otras competiciones, y los playoffs para los equipos que los tengan.

5- La gran cantidad de trofeos menores. Ejemplos: El Football League Trophy, son torneos que cargan aún más de partidos a equipos de League 1 y League 2, que solo será positivo para el campeón, aunque realmente no le de ningún premio "extra".

6- El mundo de las cesiones en las divisiones inferiores. En un equipo de Championship o League One puedes encontrarte con que han terminado por utilizar hasta cerca de 40 jugadores, hay momentos donde ya no sabes donde están la mitad de los jugadores.

7- Excesivas sanciones a los clubes por problemas económicos. Estoy de acuerdo con que haya grandes sanciones, pero no lo estoy demasiado con que clubes que ya han sido sancionados con puntos negativos durante una temporada y les cuesta parte de un descenso, además sean también sancionados en la siguiente, o sanciones parecidas. Ejemplos: Southampton o Portsmouth.

8- El poco control sobre sus aficionados cuando viajan fuera del país. Ni mucho menos el fenómeno "hooligan" es lo que era. En Inglaterra ya no aparecen casos de este tipo, salvo excepciones muy grandes como el West Ham-Millwall de este año. Y fuera cada vez menos también, pero aún así fuera de su territorio se descontrolan bastante más.

9- Que no se jueguen al menos las dos últimas jornadas (o incluso tres si está todo muy apretado) en horario unificado. Solo se juega la última cuando puede que se decida más en la penúltima como ha pasado este año.

10- Excesiva permisividad a entradas duras. Antes de nada, señalar que me gusta más el tipo de arbitraje inglés que el español por ejemplo, mucho más permisivo, pero creo que a veces es demasiado permisivo. Deberían cortar un poco más el juego excesivamente duro que a veces vemos y que está costando demasiadas lesiones graves.

Solo se me han ocurrido diez, algunas que no me gustan, pero que tampoco es que me irriten. Si escribiese lo que no gusta del fútbol de otros paises lo mismo tenía que hacer hasta tres artículos. Por lo demás, me gusta prácticamente todo del fútbol inglés, no hace falta que lo diga a estas alturas. ¿se os ocurren más cosas que no os gusten del fútbol inglés?

martes, 4 de mayo de 2010

La dignidad del fútbol

Este escrito ha sido elaborado por un grupo de bloggers, dolidos a causa del maltrato que existe hacia los aficionados al fútbol desde ciertos medios. El objetivo es mostrar la unidad de la afición contra la dejadez periodística, y esperamos que el resto de aficionados al fútbol lo secunden, lo apoyen y lo difundan en la medida de lo posible. Muchas gracias y ánimo.

Después de años de retransmisiones televisivas, parece que más que evolucionar hacia un formato mejor para el espectador y cliente, involuciona de manera que el perjudicado no es sólo este último, sino el fútbol en sí mismo. Hablo de las calamitosas retransmisiones que en los últimos años nos han ofrecido emisoras nacionales como Telecinco o La Sexta, pasando por Antena 3, TVE y todas las autonómicas. No es la intención de este escrito el desmerecer como profesionales a los que se han encargado de ello, pero sí el recordarles a quién se deben y a qué propósito sirven, que no es otro que el de hacer más amenas, divertidas y didácticas las retransmisiones tanto de fútbol como de otros deportes.

La gota que colmó el vaso, la puntilla, la puso la lamentable retransmisión que Telecinco hizo del partido que enfrentó al Liverpool FC contra el Atlético de Madrid. Lamentable, por muchos motivos, pero en especial por el maltrato hacia el espectador, no sólo hacia el aficionado del Atleti, que supone el hecho de la inexistente cobertura brindada al encuentro, tanto en el pre-partido -¿alguien vio el “You’ll Never Walk Alone?”- como en el post-partido. Durante los minutos en los que transcurrió el choque, tanto JJ Santos como Guillermo Amor regaron a la audiencia con mentiras, como la supuesta mudanza que el Liverpool llevará a cabo la próxima temporada, una mudanza de estadio que sólo existe en la imaginación del narrador o en Wikipedia. Otra falta de respeto y de rigor cometida por JJ Santos consistió en hablar sobre un jugador del Liverpool, Babel en concreto, situándolo en una posición en la que ha jugado sólo un puñado de veces en su carrera deportiva. Estos ejemplos sirven para ilustrar acerca de la incompetencia que rodea a las retransmisiones futbolísticas, y serían anecdóticos si no se repitieran de forma sistemática, haciendo hervir la sangre del aficionado al fútbol, que ve y oye cómo intentan tomarle el pelo delante de sus narices.

Hoy en día, el mundo de la comunicación evoluciona hacia una mayor intercomunicación e interactividad en los diferentes medios. Se acabaron los tiempos de quejas por correo, basta con que un profesional cometa un error gramatical para que ya se comente en las distintas redes sociales. No hay que tomar estos avances en la tecnología como enemigos, sino como un medio para mejorar y acabar con numerosos errores frecuentes en los medios de comunicación, especialmente en aquellos que se dedican al deporte, que es lo que tratamos aquí.

Si hace 4 ó 5 años, un narrador de fútbol daba un dato erróneo, pronunciaba mal un nombre o decía vulgaridades del tipo 'échale huevos, Atleti, échale huevos' (JJ Santos dixit) no pasaba nada. Una decena de telespectadores mandarían un mail y dejarían su queja a la televisión en cuestión. ¿Trascendencia de la queja y de los despropósitos del profesional en cuestión? Cero.

Hoy día, centenares, millares de aficionados se hacen eco de los atentados hacia a la profesión, hacia el periodismo. No entramos a valorar si fulanito nos gusta más o si menganito nos cae mejor, tampoco se trata de críticas “por sistema”. Si se hacen constantemente comentarios –nada positivos- sobre las narraciones de los JJ Santos, Sergio Sauca, Antonio Esteva y cía no es porque sean “por sistema”, sino porque, lamentablemente, abundan y mucho. Nos hemos familiarizado con despropósitos tales como forofos delante de un micrófono, informaciones erróneas (como puede ser decir que el Liverpool inaugurará estadio el año próximo) o ciertas cosas que denotan una falta de interés absolutamente. ¿Cómo puede ser que JJ Santos se siga refiriendo al Fulham con esa pronunciación? Se puede entender que alguien se equivoca, pero no que no rectifique y siga cayendo en el mismo error una y otra vez.

Mención especial al comportamiento del ente público con la Premier League, que nuestro dinero nos ha costado (porque el presupuesto de RTVE sale de nuestros bolsillos), quizás demasiado para el trato que está recibiendo.

¿Que nos hayamos familiarizado con estas dantescas situaciones debe hacer que sigamos impasibles ante ellas? ¿Podemos hacer algo, los telespectadores, para evitar que esto continúe así? Lo dudamos.

Como se ha dicho, no se duda de la profesionalidad, sino de la ética de algunos comunicadores que se ponen delante de un micrófono con el objetivo de transmitir una información que no poseen, de venderse como conocedores de algo que no conocen. Quizás lo hagan sin maldad, pero desde luego esta práctica no es más que un engaño y una falta de respeto hacia la audiencia, que, desde luego, no es tonta.

Basta con palpar un poco por el mundo del periodismo deportivo “indie” para darse cuenta de que hay mucho joven cualificado con ganas de desarrollar esta profesión, con rigor (palabra fundamental en el periodismo) y profesionalidad impecable. De esta manera, los aficionados al fútbol, como oyentes, espectadores, y si quieren clientes, pedimos por favor que el nivel de interés sea equitativo por parte del aficionado y la emisora hacia las retransmisiones.

Si la información deportiva (principalmente en las televisiones generalistas) deja mucho que desear, el periodismo en general tampoco se salva. Cada vez más gente se manifiesta en contra de todo esto. La Libreta de Van Gaal es un referente y pionera en este asunto. Grupos de Facebook como “Por el despido de Eduardo Inda de Marca y su expulsión del periodismo” (más 21.000 seguidores en apenas 2 meses de vida) reportan una gran difusión a este “movimiento”.

Todos tenemos algo en común: queremos que cambie, para bien, el periodismo en general y las retransmisiones deportivas en particular.

P.D: Ya hace tiempo escribí esto en el blog, por si alguien quiere volver a verlo: ¿Queremos fútbol?

lunes, 3 de mayo de 2010

Las semejanzas Mourinho - Clough

En septiembre de 2004 Brian Clough opinaba esto sobre José Mourinho: "There's a bit of the young Clough about him" "For a start, he's good-looking and, like me, he doesn't believe in the star system. He's consumed with team spirit and discipline. The players have to fit in with his vision and pattern of play, which is right." Fueron algunas de las últimas palabras de Old Big Ead antes de morir, y después de que The Special One solo llevase unas semanas en el Reino Unido.

Donde más se parecen ambos es en su carácter. Siempre polémicos con la prensa, con ese toque de arrogancia y prepotencia que trata distraer todo lo que rodea los partidos y centrar el debate y todos los focos sobre sus figuras y la imagen que se ha tenido o se tiene de ambos. Una forma de empezar ya a ganar los partidos a sus rivales, o al menos mantenerlos ocupados con el "no fútbol". Los dos dejaron frases para la posteridad. Tenéis frases de Brian Clough y de Mourinho para no acabar nunca, como "Please don't call me arrogant, but I'm European champion and I think I'm a special one" o "I wouldn't say I was the best manager in the business. But I was in the top one" Todo dicho por parte de ambos. Hasta celebrando victorias tienen su parecido, con esas carreras por el césped al conseguir grandes victorias.


Ambos se hicieron con los jugadores más caros del momento en el fútbol inglés, cada uno en su época. En lo que no se parecen es según cuentan en que Brian Clough le invitó a hacer el té a Trevor Francis en su primer día como jugador suyo en 1979. No me imagino a Mourinho haciendo lo mismo con Shevchenko. Tanto Clough como Mourinho tuvieron siempre la confianza de sus jugadores, sobre todo de los capitanes de sus equipos: Roy McFarland, Terry Hennessey, John Terry, Frank Lampard, Javier Zanetti, etc. Es difícil escuchar a ex-jugadores de Clough y Mourinho hablar mal de ellos. La unión de los grupos de jugadores que entrenaron ambos es la principal razón de su éxito. A todo ello, siempre hay que añadir su ingenio como estrategas.

Tuvieron pasos polémicos por un determinado club, que casi siempre terminaron siendo sus grandes rivales y de donde más criticas recibieron. Para Brian Clough ese club fue el Leeds United, para José Mourinho el Barcelona. Además, tienen similitudes sus estancias en el Derby County y Chelsea, ya que fueron dos grandes etapas para ambos, terminadas con polémicas actuaciones en semifinales de Copa de Europa (no llegaron nunca a la final con ambos clubes, pero si ganaron la liga inglesa). Brian Clough con el Derby ante la Juventus y José Mourinho con el Chelsea ante el Liverpool. Ambos terminaron saliendo de sus clubes por sus deterioradas relaciones con los dueños de Derby County y Chelsea.

Otro aspecto en común es que ganaron su primera Copa de Europa con equipos por los que nadie hubiese apostado nada en su momento al principio de aquellas competiciones europeas. Clough con el Nottingham Forest y Mourinho con el Oporto, ante rivales también poco usuales en finales europeas como el Malmoe y el Mónaco. Clough fue el segundo técnico inglés en conseguir que un equipo ganase dos Copas de Europa seguidas (tras Bob Paisley con el Liverpool 1977 y 1978), ahora Mourinho puede conseguir ganar la Copa de Europa con dos equipos distintos (antes lo hicieron Ernst Happel (Feyenoord 1970 y Hamburgo 1983) y Ottmar Hitzfeld (Dortmund 1997 y Bayern 2001).


El punto que puede unir aún más las semejanzas entre el inglés y el portugués es ganar una Copa de Europa en el Bernabeu. Brian ganó su segunda Copa de Europa en el estadio madridista ante el Hamburgo confirmándose como el mejor entrenador del momento, y desde entonces ya uno de los mejores de la historia. Ahora Mourinho tiene la posibilidad de emularlo ganando su segunda Copa de Europa también en Madrid y ante un equipo alemán, esta vez, ante el Bayern Munich, pudiendo confirmarse una vez más como uno de los grandes.

Los dos tienen biografías oficiales y se han escrito libros sobre ellos, muy recomendables, tanto "¿Por qué tantas victorias?" en el caso del portugués como "The Damned United" en el caso del inglés. Estoy leyéndome el último de ellos, quizás cuando lo termine y se vea el desenlace de esta temporada para Mourinho escriba una segunda parte sobre las semejanzas entre ambos. Por ahora esperaremos si The Special One cada día se parece más a Old Big Ead.

sábado, 1 de mayo de 2010

Historic Sparks: En 2002 si quisieron


Polémica en Italia: ¿se dejará ganar la Lazio ante el Inter para perjudicar a la Roma? No sería la primera vez que ocurre algo parecido en el fútbol, ya hay varios ejemplos históricos. Pero si hay un Lazio-Inter recordado en la Serie A es el de 2002. Hace prácticamente 8 años (el 5 de mayo de 2002) la Lazio dejaba sin el título de Serie A al Inter favoreciendo a la Juventus. Las lágrimas de Ronaldo, su ruptura definitiva con Cúper, aquel cambio. Los últimos minutos de Il Fenómeno de interista. Otra vez Lazio e Inter de por medio en momentos decisivos para la conquista de la liga italiana, pero esta vez con un invitado que no es bien recibido por ambos: la Roma. Habrá que esperar para ver si puede más la rivalidad o la profesionalidad. Mientras, recordamos el pasado.